La mayoría de los andaluces reconoce que nunca comprueba la veracidad o falsedad de las noticias