La publicidad en televisión relega a las personas mayores, que aparecen solo en un 4,3% de los anuncios