Jueves 23 de Noviembre del 2017

La presidenta del CAA destaca la mejora del pluralismo en las televisiones públicas locales desde las últimas elecciones municipales

La presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), Emelina Fernández, ha destacado hoy la sensible mejora en el pluralismo político en las televisiones públicas locales de Andalucía producida desde las últimas elecciones municipales. En su comparecencia ante la Comisión de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática del Parlamento andaluz para presentar el Informe Anual del CAA de 2016, Fernández ha reclamado una actuación “contundente” contra las televisiones que emiten sin licencia, y ha subrayado las acciones de colaboración del Consejo para fomentar en los medios de comunicación un tratamiento informativo respetuoso con los derechos de los ciudadanos, especialmente de colectivos más vulnerables, con la edición de varias guías y recomendaciones.

Versión para impresión
Añadir una descripción

Los resultados de los últimos estudios de pluralismo político del CAA muestran, según ha afirmado Fernández, que “los prestadores de televisión parecen haber tomado conciencia de la importancia del servicio público que prestan, y que les requiere exigencias de pluralismo e imparcialidad informativa”. El promedio del tiempo de palabra que las televisiones públicas locales concedieron a los grupos políticos de la oposición en el año y medio transcurrido entre junio de 2015 y diciembre de 2016 fue del 27,6%, lo que significa una mejora de 5,5 puntos con respecto al promedio del cuatrienio 2011-2015. Este análisis muestra la comparativa de las 11 televisiones a las que el CAA hace seguimiento desde 2011.

Si se consideran las 3 cadenas incorporadas en 2016, el tiempo medio de palabra concedido a los grupos de la oposición en el conjunto de las 14 emisoras locales de televisión es algo superior, un 29,3%. La presidenta del CAA ha reseñado como especialmente significativos los avances en Onda Cádiz, Telemotril y Onda Azul de Málaga. El parámetro considerado adecuado por el Consejo y que es el utilizado por las autoridades reguladoras europeas es de entre un 35% y un 40%. Hay tres  televisiones que en el segundo semestre de 2016 superaron este tiempo, Onda Cádiz (51,3%), Onda Azul (47,4%) y TG7 de Granada (41%).  En contraste, hay algunos casos en los que aun no llegan al 20%.

Por ello, la presidenta del CAA ha advertido de que aunque los datos generales indican que “estamos en el buen camino”, el promedio aun dista del índice considerado adecuado, y que cabe mucho margen de mejora para tener unos medios públicos verdaderamente plurales. Ha destacado el clima de diálogo y coordinación entre el Consejo y las direcciones de las televisiones locales, elemento que ha considerado importante para que se produzcan estos avances.

 

Televisiones ilegales

Emelina Fernández ha trasladado a los diputados la preocupación del Consejo por la proliferación de televisiones que emiten sin disponer de licencia, y por tanto de forma ilegal, y ha instado a las administraciones con competencias en la materia a emprender una actuación “coordinada y contundente” contra estas prácticas fraudulentas.

Se trata de un problema que se ha recrudecido en poco tiempo, pues en el año 2016 el Consejo detectó  103 canales emitiendo de forma ilegal, 48 más que en 2015, lo que significa que en apenas un año se ha multiplicado por dos el número de estas emisiones. 

Fernández ha explicado que las empresas que ocupan de forma ilegal frecuencias que están libres hacen una competencia desleal a los operadores que emiten con sus preceptivas licencias y que respetan las normas sobre emisiones de contenidos y horarios. El 84% de los canales sin licencia difunden programas y mensajes publicitarios que vulneran flagrantemente la Ley General de la Comunicación Audiovisual.

Se trata además, según Fernández, de un “negocio sin escrúpulos”, porque la mayoría de las emisiones sin licencia son de programas de videncia y chat que generan importantes beneficios económicos, ya que para las consultas esotéricas por teléfono y para los SMS de contactos utilizan líneas de tarificación especial.

 

Guías y recomendaciones

Entre las actuaciones del CAA, Emelina Fernández ha subrayado las encaminadas a fomentar códigos de buenas prácticas en los medios de comunicación para el tratamiento informativo de asuntos complejos y de calado social para salvaguardar los derechos de los ciudadanos, sobre todo de aquellos colectivos más vulnerables. Así, ha citado por ejemplo las guías para el tratamiento informativo de la violencia de género y para los casos de desapariciones de personas, las recomendaciones para la protección de menores en internet, o sobre patrocinio publicitario en los programas de radio y televisión.

En vísperas de la celebración del Día internacional contra la Violencia de Género, la presidenta del CAA ha señalado la excelente acogida que la guía del CAA, pionera en España, ha tenido entre la profesión periodística y colectivos relacionados con la mujer, lo que ha motivado que en estos días se haya lanzado una tercera edición. Ha recordado que las noticias sobre violencia de género fueron el cuarto asunto con mayor relevancia informativa en 2016 y que durante 2017 esta lacra se ha recrudecido con un aumento del número de mujeres asesinadas. Ha señalado que en el ámbito informativo es preciso mejorar, evitando la banalización y la espectacularización y procurando siempre salvaguardar los derechos fundamentales de las víctimas.

 La presidenta del CAA ha destacado que estas guías se realizan siempre en colaboración con los agentes implicados en cada uno de los sectores o actividades afectadas, y que con ellas se pretende mejorar la autorregulación de los medios de comunicación en ámbitos donde no existen normas establecidas. La colaboración con los medios es esencial, según Fernández, para procurar entre todos conductas adecuadas para que los contenidos que se difunden sean veraces, responsables y respetuosos.

 

Insuficiente presencia de la mujer

Uno de los aspectos en los que según ha explicado la presidenta del CAA los medios de comunicación audiovisuales andaluces no han avanzado suficientemente es en superar la brecha de género. En 2016, el tiempo de voz que los noticiarios de las televisiones concedieron a la mujer apenas fue del 31,7% del total, y si bien es el dato más alto desde 2009, apenas supone una décima más que tres años atrás, lo que evidencia que el avance es insignificante.

Además, a la mujer se le concede menos tiempo en sus intervenciones que al hombre, pues sus testimonios solo ocupan el 29,5% del total, y normalmente las apariciones femeninas siguen vinculadas a roles sexistas estereotipados, mayoritariamente se deben al papel institucional que ocupan, y casi nunca se les requiere como expertas. La desigualdad es especialmente flagrante en la información deportiva, en la que la que apenas el 7% de los protagonistas es mujer. “Son datos que no se corresponden en absoluto con la realidad social y eso es algo que un medio de comunicación no se debe permitir”, ha afirmado la presidenta del CAA.

 

Regulaciones necesarias

En la presentación del informe anual al Parlamento, Emelina Fernández ha reiterado la reivindicación del CAA sobre la necesidad de que se regulen diversas materias que tienen por objeto la protección de los menores, como la publicidad de los juegos de azar on line o de bebidas alcohólicas. Durante el año 2016, los técnicos del CAA detectaron 76 alertas sobre la emisión de contenidos inadecuados para los menores en horario de protección infantil, fundamentalmente de contenidos esotéricos y paranormales, publicidad de productos milagro y de bebidas alcohólicas, y contenidos pornográficos.

También se ha referido a la demanda social que existe sobre la regulación de los contenidos de los medios de comunicación y la protección de los menores en el acceso a internet. Así ha recordado que el Barómetro Audiovisual de Andalucía que elabora el CAA recoge que las dos terceras partes de los andaluces se muestra partidario de que se amplíen las competencias del consejo para que pueda actuar también sobre contenidos y publicidad en internet. El acceso de los menores a redes sociales a través de teléfonos móviles se ha generalizado (el 98% de los menores de 16 años dispone de un Smartphone) y los padres se muestran preocupados por el acceso a contenidos inadecuados, la circulación de mensajes que fomentan el odio y la discriminación por razón de raza, sexo o cultura, el ciberacoso, o el riesgo de que puedan ser estafados.

La presidenta del CAA ha abogado por la necesidad de elaborar leyes específicas ante la extensión de prácticas como la inserción de mensajes publicitarios dentro de los discursos narrativos de los presentadores de programas de radio y televisión, especialmente los deportivos, sin ninguna diferenciación entre lo que es información y publicidad. “Esta tendencia favorece la publicidad encubierta y contraviene las normas y los códigos de conducta de los medios”, ha explicado Fernández, por lo que la autorregulación no resulta suficiente.

Emelina Fernández ha recordado que actualmente el Parlamento tramita la nueva Ley de Comunicación Audiovisual de Andalucía, y que el próximo año se aprobará también la nueva directiva europea sobre la materia, instrumentos con los que se ha mostrado convencida que permitirán a los órganos reguladores como el CAA jugar un papel “aún más relevante en la salvaguarda de los derechos fundamentales de los ciudadanos con respecto a los medios de comunicación”, y dar respuesta a los desafíos que plantea la comunicación global.