Miércoles 22 de Marzo del 2017

Soledad Gallego-Díaz reivindica el oficio del periodismo para combatir la posverdad, que califica como una amenaza real para las democracias

La periodista ha protagonizado la última edición de 'Diálogos en el CAA' con una conferencia sobre el periodismo en la era de la posverdad  

Versión para impresión
Emelina Fernández, presidenta del CAA, y Soledad Gallego-Díaz

La periodista Soledad Gallego-Díaz ha reivindicado el oficio y la esencia del periodismo y la obligación de los periodistas de defender los hechos a través de la publicación de historias reales y de repercusión social para combatir el fenómeno de la posverdad. Este ha sido el principal mensaje de la conferencia que ha pronunciado esta mañana Gallego-Díaz en una nueva edición de Diálogos en el CAA, un foro de debate impulsado por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), bajo el título "El Periodismo en la era de la posverdad".

La conferencia ha sido inaugurada por la presidenta del CAA, Emelina Fernández, que ha destacado la paradoja de que en un momento en el que circula más información que nunca y que más gente que nunca tiene acceso a la información, el mundo está más desinformado que nunca, en alusión a las recientes palabras de Tim Berners Lee, considerado padre de internet.

Soledad Gallego-Díaz ha expuesto su teoría sobre este fenómeno que ha calificado de preocupante y grave. Así, ha recalcado que la posverdad "forma parte de una estrategia de comunicación política que usa la mentira y la falsedad como un elemento básico de ese sistema". Es algo organizado por grupos determinados que se mantiene en el tiempo y que representa una amenaza real para las democracias, ha alertado.

"Los políticos siempre han tenido una relación peculiar con la verdad", ha dicho. Sin embargo, ha advertido de que una cosa es la tergiversación de los hechos o datos y otra lo que ocurre ahora, mucho más grave. "La posverdad no es la mentira de siempre -ha afirmado-, es que la sociedad funcione sin el valor del concepto de la verdad. Se trata de la banalización sistemática de la mentira y de la falsedad con unos fines estratégicos que no es fácil de combatir". 

Ante los argumentos "cínicos" que cuestionan la objetividad de la información, Gallego-Díaz ha antepuesto "la verdad periodística". "La verdad periodística existe, se fundamenta en unos hechos, en unos datos, y luego la gente puede opinar sobre ellos". Asimismo, ha llamado la atención sobre los hechos alternativos, idea surgida del gabinete del presidente norteamericano Donald Trump, y que ha considerado desconcertante. Por ello, ha defendido "volver al oficio": "Sobre hechos, que son verdades indiscutibles como los 90 grados de un ángulo recto, se basa el periodismo. Es muy importante que los periodistas seamos conscientes de ello", ha insistido.

En su opinión, la posverdad representa un fenómeno nuevo en la manera, profundidad y, sobre todo, en la intencionalidad con la que está ocurriendo en las sociedades democráticas. "Ninguna sociedad democrática hasta ahora se había planteado usar la mentira de esta forma", ha alertado.

La industria del tabaco en el origen de la posverdad

El origen de esta estrategia, ha explicado, está en la industria tabacalera de Estados Unidos, durante la década de los años 40 y 50 del pasado siglo, cuando se comenzaron a publicar los primeros estudios científicos que vinculaban el tabaquismo con el cáncer de pulmón. Las grades empresas tabacaleras idearon esta técnica para contrarrestar la divulgación de unos hechos que amenazaban su negocio. Se pusieron de acuerdo para negar su veracidad e instalar la duda entre la población. Así, llegaron a financiar estudios científicos que nada tenían que ver con el tabaco, o bien, que introducían motivos alternativos a las enfermedades vinculadas al tabaquismo.  

Según Gallego-Díaz, en el del triunfo del Brexit en el Reino Unido, el error del periodismo consistió en tratar de combatir las mentiras de la campaña a favor de la salida de la Unión Europea desmintiendo los mensajes falsos uno a uno. Es más efectivo -ha opinado- contar historias reales que desmientan esos mensajes manipulados. "Contemos historias, tienen más impacto de lo que parece. Cuando cuentas una historia concreta, bien hecha e importante para la vida de la gente, la gente, da igual si es de derechas o de izquierdas, se siente apelada", ha dicho.

Ha explicado cómo el caso de la guerra de Vietnam es el exponente de la derrota de la posverdad. "Es el ejemplo de cómo se empieza una guerra y Estados Unidos se retira porque la pierde en casa gracias a la información que empiezan a recibir los ciudadanos, gracias a un periodismo que informa sobre hechos concretos. Los ciudadanos deciden que no quieren esa guerra. El periodismo fue capaz de mostrarle la realidad a la ciudadanía sobre lo que estaba pasando en la guerra y que cambiara su opinión", ha explicado la veterana periodista.

La periodista ha apelado pero también a toda la sociedad: "Debemos ser capaces de sacudirnos el disgusto, el hartazgo. No deberíamos reaccionar de forma pasiva porque si no, nos van a machacar. Estamos en una situación de riesgo para la calidad de la democracia. Ya se está deteriorando en países que han sido grandes referentes (Estados Unidos y Reino Unido)". Por ello, ha apelado a necesidad de que exista una presión social constante para combatir estas estrategias.

Para finalizar, Soledad Gallego-Díaz ha advertido del "campo de batalla fundamental en lo que ocurra en la Unión Europea". En su opinión, es uno de los últimos reductos donde se puede enfrentar este tipo de estrategias, como organización potente, para defender la democracia. "Es importante estar atento, no dejar que las armas de distracción masiva consigan su objetivo. Debemos estar atentos a lo que ocurre en la UE. Qué posiciones enfrentadas existen en su seno, quienes defienden unas y otras. Los periodistas deberíamos ser capaces de contarlas de forma que no sea árida", ha finalizado.

Puedes escuchar la conferencia íntegra en esta entrada de nuestro blog.

Ámbito de actuación geográfico: Estatal
Sector: Privado