Viernes 02 de Mayo del 2014

Los informativos de la RTVA, la desconexión andaluza de TVE y las municipales de Málaga y Granada respetan el pluralismo político

El CAA advierte a los operadores locales que incumplen de forma flagrante y reiterada con el pluralismo de que la Ley y la Constitución les obligan a reflejar la diversidad política en sus informativos  

Versión para impresión

Los informativos de las televisiones municipales de Málaga y Granada, Onda Azul y TG7, son las únicas locales públicas que cumplen con el pluralismo político en sus informativos, junto con los noticiarios de la RTVA y de la desconexión para Andalucía de TVE. El resto de televisiones locales analizadas por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) en el Estudio anual sobre el Pluralismo Político en las Televisiones Públicas de Andalucía de 2013 quiebran este principio constitucional recogido en la Ley General de la Comunicación Audiovisual.

El Pleno del CAA aprobó esta semana este informe en el que se mide el tiempo de palabra de los representantes políticos en los informativos de la RTVA y sus ocho desconexiones provinciales, la desconexión para Andalucía de TVE y nueve televisiones municipales: Fuengirola TV, Huelva TV, Interalmería, Onda Azul (Málaga), Onda Cádiz, Onda Jaén, Onda Jerez, Telemotril y TG7 (Granada). El trabajo abarca 3.486 horas de emisión, correspondientes a 7.497 informativos analizados, con 180.385 noticias catalogadas que han arrojado la cifra final de 176.510 registros con tiempo de palabra.

Aunque existen distintos grados en el incumplimiento del pluralismo político por parte de las televisiones municipales analizadas, solamente Onda Azul y TG7 respetaron la regla de los tres tercios que, en la línea de otras autoridades audiovisuales, aplica el CAA para establecer el pluralismo político y que consiste en dedicar un tercio del tiempo de palabra de los actores políticos a los integrantes de la administración de referencia que gestiona la televisión, otro tercio a los actores políticos de la oposición y el tercio restante a los representantes del partido en el gobierno del que depende el operador.

En el caso de la televisión municipal de Málaga, los políticos pertenecientes a los partidos de la oposición local obtuvieron a lo largo de todo el año 2013 el 34% del tiempo de palabra, mientras que los políticos del PP –partido que gobierna el Ayuntamiento malagueño- en su faceta institucional y de partido acapararon los dos tercios restantes (59% y 7%, respectivamente)

Similares porcentajes registró la televisión pública granadina TG7, donde los representantes de la oposición coparon también el 34% del tiempo de palabra de todas las voces de políticos, frente al 55,6% que destinó el operador a políticos del PP (formación que gobierna el Ayuntamiento de Granada) en rol institucional y el 10,3% a políticos del PP en rol de partido.

En el extremo opuesto, se situaron de nuevo las televisiones públicas de Fuengirola y de Motril, cuyos informativos, año tras año, reservan a los representantes de los partidos de la oposición municipal unos tiempos de palabra marginales que no alcanzan siquiera el 3,1% en Telemotril o el 1,7% en Fuengirola TV. Cifras contrarias a cualquier criterio mínimo compatible con el concepto de pluralismo político.

La abrumadora mayor parte del tiempo de palabra de los políticos que aparecen en los informativos de estas dos televisiones públicas corresponde a la misma formación (PP), e intervienen como miembros del gobierno local y de otras instituciones (94,2% en Fuengirola TV y 96,2% en Telemotril) o bien como representantes del partido (4,1% y 0,6%).

En el caso de la provincia de Málaga, además del citado caso de Onda Azul, donde se respeta la norma de los tres tercios, con lo que se considera que la oposición dispone de tiempo suficiente para expresar sus ideas y opiniones en los informativos (34% del tiempo de palabra), en la desconexión provincial de Canal Sur, la oposición –que en este caso serían los políticos de distinto signo que PSOE e IU, al tomarse como referencia el gobierno de la Junta de Andalucía- obtuvo el 34,6% del tiempo de voz. Ambos márgenes contrastan con las cifras que arroja de forma reiterada Fuengirola TV: 1,7% del tiempo de voz para la oposición.  

Lo mismo ocurre en la provincia de Granada: frente al 3,1% que Telemotril dedicó a los políticos de distintas siglas al PP, se produce el caso de TG7 (34% de tiempo de voz para la oposición) y el de la desconexión provincial de Canal Sur, con unos informativos que destinaron el 38,5% de las intervenciones de políticos a miembros de la oposición (de distinto signo al PSOE e IU).

Los resultados obtenidos por Onda Jaén y Onda Cádiz también destacan por dejar poco margen de expresión a la oposición. En el primer caso, los políticos de distinto signo al del gobierno local (PP) obtuvieron el 14,6% del tiempo de voz y en el canal gaditano, el 17%.

Estos resultados implican que en dichas televisiones, financiadas con dinero público, las posibilidades de los partidos de la oposición y otras formaciones políticas para expresar sus ideas y opiniones resultan insuficientes, siendo éste el valor fundamental en el que se ampara el pluralismo político, cuyo cumplimiento el CAA está obligado a proteger.

Por ello, el Consejo ha acordado advertir a dichos operadores y a las corporaciones municipales responsables de las emisiones de estas televisiones de que tienen la obligación de respetar el principio de pluralismo político, de acuerdo con lo recogido en el ordenamiento jurídico y en cumplimiento de la Constitución española, el Estatuto de Autonomía y la Ley General de la Comunicación Audiovisual.

El Consejo, que valora muy negativamente este comportamiento de determinados operadores, está sumamente preocupado y cree que la ausencia de pluralismo debería sancionarse, como ocurre en otros países. De hecho, si se aplicasen aquí las normas que rigen en nuestro entorno esas emisoras serían sancionadas.

El reflejo del pluralismo político en el resto de operadores municipales analizados tampoco alcanzó los niveles exigibles a las televisiones públicas, si bien, se aproximaron a la regla de los tres tercios en mayor medida que los anteriores y en algunos casos la rozan. Así, en Huelva TV los políticos de la oposición obtuvieron el 29,6% del tiempo de voz, en Interalmería el 24,7% y el 27% en Onda Jerez.

Un rasgo común a todas ellas, no obstante, consiste en una marcada institucionalización de las voces de los actores políticos, normalmente miembros del gobierno local, sobre las voces de políticos en rol de partido, una práctica que, tal y como ha comprobado el Consejo, suele reducir el grado de pluralismo.

La macrocefalia de alcaldes y alcaldesas en determinados operadores, cuyas intervenciones a cámara acaparan los primeros puestos en tiempos de voz a mucha distancia del resto de políticos y representantes públicos, es otro de los síntomas que revela este estudio. Así, la alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, protagonizó el 35% del tiempo de voz de todos los políticos que intervinieron en la televisión municipal; Luisa García Chamorro –alcaldesa de Motril- copó el 30% en Telemotril  y las alcaldesas de Cádiz, Teófila Martínez, y de Jerez, María José García Pelayo, acapararon el 25% del tiempo de palabra de los políticos emitido en los informativos de sus respectivas televisiones municipales.

En el extremo opuesto, se situó el alcalde de Granada, José Torres, que centró el 9% del tiempo de palabra de actores políticos en rol de partido y en rol institucional emitido por TG7 en 2013. También el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez Comendador, mantuvo un papel discreto en Interalmería, con el 13% del tiempo de voz.

Demasiados actores ocasionales en la RTVA y TVE-A

En el caso de los informativos de rango autonómico, Canal Sur TV y la desconexión para Andalucía de TVE, el grado de pluralismo político se adapta a los tres tercios establecidos como medida idónea de respeto a este principio. En el caso del operador autonómico, los miembros de la oposición –del PP- protagonizaron el 39% del tiempo de voz, frente al 28% del tiempo que de forma conjunta coparon los representantes del Gobierno andaluz (PSOE e IU), el 22% de los representantes del PSOE, y el 8% de los de IU. En los informativos andaluces de TVE, los políticos del PP acapararon en 2013 el 54% del tiempo de palabra, los del PSOE el 16%, los de IU el 6% y los representantes del Ejecutivo andaluz, el 23%.

Uno de los rasgos negativos que arroja el estudio es el hecho de que en los informativos de ambos operadores, el primer grupo de actores por tiempo de palabra es el catalogado por el CAA como “actores ocasionales”, con el 16% del total en los dos. Un rasgo que preocupa al Consejo, puesto que se trata de testimonios tangenciales en muchas ocasiones al rigor de la noticia, en detrimento de las “personas expertas” (5% en TVE y 8% en la RTVA), con el riesgo que ello comporta de banalización de las informaciones. Una práctica, subraya el CAA, especialmente impropia en prestadores públicos, sobre todo en aquellos temas de especial sensibilidad social.

Tampoco ha mejorado la presencia de la mujer en los informativos de las televisiones públicas. Sólo en algunas televisiones municipales el tiempo de voz femenina se sitúa en márgenes superiores a la media del 31,47% de estos prestadores, como el caso de Fuengirola, con el 55%, u Onda Cádiz, con el 38%. Sin embargo, se trata de un espejismo, pues estos porcentajes se explican en la elevada cuota de pantalla de sus alcaldesas.

En los informativos regionales de TVE, las voces femeninas supusieron el 26% del total, y en los de la RTVA, el 25,5%, muy lejos de los porcentajes generalmente aceptados como paritarios (entre el 60 y el 40%). Los mejores resultados en este sentido, exceptuando los casos específicos de Fuengirola u Onda Cádiz, los registró TG7, con el 33% del tiempo total de palabra en los informativos protagonizados por mujeres, mientras que la televisión municipal de Huelva se caracterizó por lo contrario: tan solo el 16% de los testimonios a cámara son de mujeres, lo que le convierte además en el único operador donde este ratio empeoró en 2013. Se da la circunstancia de que en la televisión onubense un tercio del tiempo de palabra total emitido a lo largo de todo el año correspondió a actores deportivos.

 

 

Ámbito de actuación audiovisual: Televisión