Miércoles 19 de Septiembre del 2018

Decisión 26/2018 del Consejo Audiovisual de Andalucía sobre el tratamiento informativo dado a la inmigración en prestadores del servicio audiovisual de Andalucía

La inmigración es un asunto recurrente en la agenda mediática que, en 2016, se ha visto reforzado como consecuencia de la crisis de los refugiados sirios que han huido a Europa reclamando asilo. Existe una enorme preocupación porque a través de las noticias se contribuya a generar alarma social y aumente el rechazo social, el racismo y la xenofobia hacia colectivos que además se ven más expuestos a la vulneración de derechos fundamentales. El Consejo Audiovisual de Andalucía tiene encomendada la función de salvaguardar los derechos de los menores, jóvenes, tercera edad, personas con discapacidad, inmigrantes y otros colectivos necesitados de una mayor protección en lo que se refiere a los contenidos que los medios de comunicación audiovisuales emiten.

En este contexto, el Consejo Audiovisual de Andalucía acordó realizar un informe con un triple propósito: Conocer la evolución de las noticias sobre inmigración y refugiados como asunto de actualidad periodística, tomando como muestra los informativos de las televisiones de titularidad pública monitorizadas por el CAA; valorar mediante un análisis de casos si el tratamiento informativo se adecúa a la ética periodística y saber de la existencia -tanto en radio como en televisión- de programas específicos que tengan como propósito potenciar valores como la tolerancia, la solidaridad y el voluntariado en relación a la inmigración.

A tenor de los resultados de este informe, el CAA ha aprobado una decisión en la que reconoce el papel esencial que están desempeñando los medios públicos de Andalucía para que la población conozca y comprenda el problema de la inmigración y de los refugiados, contribuyendo a la integración social de estos colectivos, a que se respeten los derechos humanos y a que se promuevan valores como la tolerancia, la multiculturalidad y la solidaridad. Es por tanto esencial que en momentos como el presente, en los que los movimientos migratorios tienen un enorme impacto en la agenda de los medios, se ejerza un periodismo riguroso, responsable, templado y humanitario.

El Consejo recomienda, además, que aquellos medios de comunicación audiovisual cuyo ámbito de influencia es regional o nacional, así como las televisiones y radios públicas y privadas de municipios que reciben migrantes sigan el ejemplo de los prestadores del servicio que han incorporado a su programación programas específicos para dar voz a este colectivo, favorecer su integración, analizar con mayor profundidad sus problemas y promover los valores que propugna
nuestro ordenamiento jurídico.